Blog

La logística tradicional, patas arriba

Realidad Aumentada, robótica, drones, Internet de las Cosas e impresión 3D son las cinco tecnologías que impactarán en el futuro del sector. «O somos rápidos o nos quedaremos atrás», dicen desde DHL

La logística es una de industrias más antiguas de la Historia. Se remonta, prácticamente, a los inicios de la civilización. Pero nunca se ha enfrentado a retos como los de ahora. Los consumidores esperan hoy que la cadena de suministros funcione las 24 horas de los siete días de la semana. Demandan nuevas alternativas que se adapten a sus hábitos de vida. Piden velocidad, incluso, inmediatez. «Necesitamos ser rápidos o nos quedaremos atrás», afirmó el CIO de DHL Supply Chain, Markus Voss, en el reciente Fujitsu Forum celebrado en Múnich. Esta compañía elabora, precisamente, un radar que analiza cómo las nuevas tecnologías impactarán en el futuro de la logística. La disrupción vendrá de cinco grandes áreas: la Realidad Aumentada, la robótica, los drones, el Internet de las Cosas y la impresión en 3D.

VER MÁS ALLÁ DE LA ESTANTERÍA

El mercado de la Realidad Aumentada y la Realidad Virtual está llamado a ser el próximo big thing tras los teléfonos inteligentes. Goldman Sachs estima que esta tecnología alcanzará un volumen de 80.000 millones de dólares en 2025.

DHL ha sido una de las firmas logísticas pioneras en adoptar esta tecnología. Ya en 2014 la probó en Holanda y tras el éxitoalcanzado,ha ampliado este verano su programa de Realidad Aumentada asociándose a firmas tecnológicas como Google, Vuzix y Ubimax. Los operarios son equipados con gafas inteligentes, así pueden ver en su pantalla dónde deben colocar cada producto que cogen. Con este sistema, siempre tienen las manos libres, de forma que pueden trabajar más rápido cometiendo a la vez menos fallos.

CARGAR CON LOS PAQUETES PESADOS

«Los robots ya trabajan en muchas industrias, pero todavía no han podido utilizarse en la logística por la complejidad del trabajo». Así lo asegura el vicepresidente senior de innovación de DHL, Matthias Heutger. Sin embargo, el informe Robótica en logística de DHL apunta que los robots serán imprescindibles en los almacenes.

Esta compañía ya ha acometido diferentes proyectos en este campo. Por un lado, está explorando las posibilidades de los brazos robóticos Baxter y Sawyer, de Rethink Robotics, como ayudantes en los almacenes. Se trata de dos brazos robóticos colaborativos capaces de realizar tareas repetitivas como los inventarios o la recogida de productos de las estanterías.

Otro experimento de DHL con la robótica colaborativa responde al nombre de EffiBOT, una carretilla automatizada de la francesa Effidence. En sus almacenes de Unna, en Alemania, la compañía logística ha probado las posibilidades de este carrito autónomo que sigue a los empleados por las instalaciones encargándose de las tareas físicas más pesadas. Durante la prueba, han ayudado a los trabajadores cargando con los paquetes más pesados y llevándolos automáticamente hasta el lugar de recogida.

ALCANZAR ZONAS REMOTAS

Los drones son una de las tecnologías más exploradas por las grandes de la logística. Con el proyecto Parcel, DHL ha sido capaz de ofrecer el servicio de estos vehículos aéreos a los consumidores finales. La última versión de su dron está integrada como una pieza más de su cadena de suministros, de forma que asegura la carga y descarga totalmente automatizada de los paquetes en su estación de recogida Skyport donde pueden acudir los clientes.

Una de las áreas de más interés sobre el uso de drones en la logística es la posibilidad de llegar a zonas remotas. UPS ha tomado la delantera ofreciendo el primer servicio nacional a nivel mundial de entregas con drones en Ruanda. Desde el pasado octubre, el gobierno realiza hasta 150 entregas urgentes diarias de sangre a los 21 centros de transfusión situados en la mitad oeste del país gracias al acuerdo alcanzado con Gavi, The Vaccine Alliance y Zipline. Además, UPS también estas naves en sus almacenes para verificar los estantes más altos y confirmar así el inventario o el espacio disponible.

DPDgroup, grupo al que pertenece SEUR, también trabaja en esta tecnología desde 2014 dentro del proyecto GeoDrone. Su dron, desarrollado junto a Atechsys, es capaz de transportar paquetes grandes con hasta tres kilos en un radio de 20 kilómetros y «sin importar el tipo de terreno».

OBTENER DATOS DE LAS COSAS

El bajo coste de los sensores permite a las empresas logísticas incorporarlos a su cadena. DHL los utiliza tanto en los almacenes, donde sirven para localizar los productos con mayor rapidez, como en los camiones. La compañía, por ejemplo, está probando un wearable de Fujitsu que detecta el cansancio del conductor. El Internet de las Cosas llega incluso hasta el cliente, que al estar localizado con el móvil, permite llevarle el paquete a su ubicación en tiempo real.

PRODUCIR DONDE SE CONSUME

Aunque el mercado de la impresión 3D está llamado a crecer hasta los 490.000 millones de euros en 2025, el informe La impresión 3D y el futuro de las cadenas de suministro de DHL apunta que esta tecnología no sustituirá a la producción en masa, pero sí será complementaria.

Una de las áreas con más potencial, según el informe de DHL, son las piezas de recambio. Con la impresión 3D, las empresas pueden ahorrarse los costes de almacenamiento de los repuestos, ya que pueden imprimirlos bajo demanda donde sean requeridos y repartirse rápidamente al cliente. En este escenario, los operadores logísticos deben crear densas redes de impresión 3D mundiales aprovechando sus puntos de servicio para reconvertirlos en tiendas de impresión 3D.

Otra alternativa es la de llevar la fábrica al centro logístico. La empresa UPS ya se ha adelantado en este campo tras su inversión en Fast Radius. Esta startup ha localizado estratégicamente su planta de impresión 3D a sólo unos minutos del hub aéreo global de UPS. De esta forma, puede fabricar los pedidos hasta la una de la madrugada y a la mañana siguiente, enviarlos a cualquier lugar de Estados Unidos. Hace un par de meses, la compañía anunció que también creará una instalación similar cerca de su centro logístico de Singapur.

Por su parte, TNT también está investigando en esta materia. La empresa ha abierto varias estaciones de impresión 3D en Alemania para estudiar, junto a los ingenieros y los consumidores, la forma de adaptarse mejor a las necesidades finales.

Fuente: Elmundo.es