Blog

Big Data y logística: la estrategia de Correos para no perder la guerra del ‘ecommerce’

A las empresas de paquetería les han salido dos 'enemigos': el comercio electrónico y la economía colaborativa. Así es como Correos está cambiando su negocio en plena era digital

Da igual que domines un sector concreto o de un segmento determinado: si el sector evoluciona y las tendencias cambian, o te subes a los nuevos carros o te quedarás por el camino.

Y en los últimos años hay una tendencia más que consolidada: el comercio electrónico. Las cifras son cristalinas: según el último estudio de la CNMC, el 'ecommerce' creció un 26% en 2015 en nuestro país y alcanzó un volumen de negocio cercano a los 20.000 millones de euros.

Ante esta perspectiva, cada vez son más las grandes empresas que lo tienen claro: o espabilan o se quedarán sin coger un trozo del pastel que empezaron a hornear las 'startups' y grandes compañías digitales.

Correos: del negocio postal a la paquetería

Eso es precisamente lo que le ha pasado a Correos. Y es que, tras varias décadas en las que el correo postal conformaba la flor y la nata de un negocio en el que era el rey, la compañía ha acabado virando hacia el comercio electrónico.

"Estamos respondiendo a la evolución lógica del mercado", asegura su director de Estrategia y de Desarrollo de Negocio, Óscar Medina. "Al principio, nuestra afinidad hacia este mercado era menor, ya que era una época en que la actividad postal estándar tenía mucho volumen y generaba beneficios importantes. Pero, a medida que llegaron la crisis económica y la sustitución electrónica, vimos que el volumen de correo postal que había antes ya no se iba a volver a recuperar".

La reacción, por tanto, no podía esperar demasiado: "Todo esto nos ha obligado a buscar alternativas, así que hemos hecho un rediseño de los servicios y una actividad comercial que no teníamos antes. A medida que hemos potenciado la fase comercial, los clientes nos han ido conociendo como una solución para sus necesidades de logística en cuanto a repartos de paquetería por venta 'online', y eso ha ido significando un crecimiento importante de nuestra actividad".

CorreosPaq, sus 'apartados virtuales'

Así, la compañía se ha metido de lleno en el 'ecommerce' no solo ofreciendo los servicios ya existentes, sino también con novedades. Quizá la más importante seaCorreosPaq, un servicio que, a modo de buzones o 'apartados de correos virtuales', permite la recogida de paquetes (procedentes de compras 'online') en varios de los terminales físicos que la compañía tiene distribuidos, principalmente, en Madrid y Barcelona.

La iniciativa va en dos direcciones: el espacio público (CityPaq) y los domicilios privados (HomePaq). En el primer caso, los terminales en cuestión están siendo repartidos en diversos espacios públicos de Madrid y Barcelona (entre los que cabe destacar nueve estaciones de Cercanías), centros comerciales, estaciones de ferrocarril de larga distancia, estaciones de servicios y grandes centros empresariales. Para que un usuario reciba allí su paquete, puede seleccionar dicha dirección en el 'ecommerce' en que haya hecho la compra si este se ha adjuntado al programa de Correos.

En caso de que el portal web no esté asociado a Correos, el usuario puede seleccionar dicha dirección desde la 'app' de CorreosPaq, que le mostrará un mapa con los puntos de recogida más cercanos. De este modo, la aplicación le lanzará un aviso cuando el paquete haya llegado al 'apartado virtual' en cuestión, de modo que podrá recogerlo usando el código de barras generado.

"Se trata de una dirección de entrega en modo directo", asegura Medina. "Yo puedo asociar a mi cuenta varios buzones, pero no es que yo tenga contratado el espacio físico de cada buzón, sino que cuando recibo el paquete se me asigna el espacio que, en otro momento distinto, también estará disponible para otras personas. Con esta dirección, el que vende el paquete lo entrega físicamente en una dirección física de una infraestructura de Correos y Correos lo redirige".

La importancia del Big Data en HomePaq

En el caso de HomePaq, los terminales tendrán el mismo sistema de funcionamiento, pero se instalan en los edificios de vecinos que así lo soliciten.

Pero, teniendo en cuenta que se trata de un servicio gratuito, ¿cómo decide Correos qué bloques de viviendas son los idóneos para instalar HomePaq? Es aquí donde entra en juego el Big Data: y es que, gracias a la información recogida por la compañía durante décadas, sabe a la perfección qué zonas y bloques suelen tener una mayor actividad de envío y recepción de paquetes. Y, evidentemente, esos son los bloques que más ofrecimientos han recibido.

En este sentido, Correos cuenta con una importante ventaja: sus terminales HomePaq no solo sirven para que los usuarios reciban paquetes, sino también para que puedan enviarlos, ya que la información analizada también estudia desde qué bloques de viviendas se suelen enviar más paquetes.

La implantación de estos terminales se está llevando a cabo con celeridad: hasta junio, de hecho, España ya contaba con cerca de 500 dispositivos de CityPaq y HomePaq. Para todo el año 2016, se prevé instalar, entre comunidades de vecinos, empresas, estaciones de servicio y oficinas de Correos, casi 3.000 dispositivos.

"No todo es urgencia, también hay conveniencia"

Medina lo ve claro: "Antes no éramos un jugador relevante en el comercio electrónico, pero ahora estamos empezando a serlo, estamos recuperando la posición natural que nos corresponde. No solo por el aumento del 'ecommerce', sino también por el de nuestra actividad. Antes teníamos un rango muy limitado de servicios, pero ahora somos capaces de entregar un paquete en cualquier punto del ámbito nacional a través de nuestros carteros, en oficinas o en máquinas de paquetería en ámbito público y privado".

Además, la compañía ha dotado a 14 de sus centros logísticos de varias máquinas de clasificación de paquetería para que el proceso sea más rápido.

Por ello, considera que Correos tiene una ventaja competitiva: "En el 'ecommerce' no todo es tiempo y urgencia: unas veces querremos tener los paquetes cuanto antes, pero otras querremos tenerlos donde queramos y en las mejores condiciones. No siempre todo es urgente. Para nosotros, la palabra clave es 'conveniencia'. Es cuestión de ser capaces de aumentar el rango de servicios, tanto en tiempo como en espacio, y esa es la vocación que tenemos ahora".

"La economía colaborativa no es el enemigo"

En cualquier caso, el comercio electrónico no es el único posible obstáculo al que se puede enfrentar una empresa de envío de paquetería. Existe otro elemento que, sin ser todavía una amenaza, sí conviene mirar de cerca: la economía colaborativa.

Para Óscar Medina, sin embargo, la visión no es tan tremendista como quizá cabría esperar: "La economía colaborativa es inevitable, no tiene sentido luchar contra ella. En realidad, lo vemos como una oportunidad para potenciar nuestros servicios que tengan rangos amplios de cobertura más que como pequeños competidores de nicho".

La lucha, por tanto, quizá no sea tal: "No veo a Correos compitiendo con 300 'startups de última milla', sino colaborando con pequeñas empresas concretas y con necesidades concretas. En el futuro, no creo que haya muchos jugadores, sino una integración a través de grandes plataformas. Y ese es el rol que nosotros queremos tener. No creemos que sea un enemigo".

Competencia "en igualdad de condiciones"

Pese a todo, Medina observa dos posibles problemas en torno a la economía colaborativa. En primer lugar, que "parte de un principio de confianza entre todos los colaboradores. Todos deberíamos preguntarnos si estaríamos dispuestos a que cualquier desconocido nos traiga un paquete importante, y en qué condiciones lo permitiríamos o no".

El segundo, que "todo esto evoluciona muy deprisa y el legislador tiene que aprender a ir más rápido. No puede ser que los nuevos modelos vayan más rápido que los reguladores, porque una de las consecuencias puede ser que el terreno de juego no sea honesto, que la competencia no sea en igualdad de condiciones".

"La economía colaborativa evoluciona muy deprisa; el legislador tiene que ir más rápido"

En cualquier caso, sigue convencido de que la posible lucha de Correos no estará a ese nivel, sino por encima: "Es imposible que en los grandes núcleos urbanos las grandes logísticas se hagan con muchos agentes simultáneos. Eso no es eficiente, no puede haber 300 vehículos haciendo repartos: ni por eficiencia, ni por ruido, ni por emisiones".

Con el tiempo, por tanto, "habrá menos vehículos, pero más eficientes en las rutas. Nosotros aspiramos a ser clave para los operadores que quieran usar nuestra plataforma de servicio para sus actividades de nicho". Además, "a medida que crezca el 'ecommerce', harán más falta 'almacenes lanzadera' en las afueras y pequeños almacenes dentro de la ciudad, y nosotros tenemos toda esa infraestructura, así que aspiramos a dar soporte a esas compañías", asegura.

Fuente: El Confidencial